Utilitzamos cookies
de acuerdo más info
EL CENTROQUÉ TRATAMOSHORARIOSDONDE ESTAMOSOSTEÓPATASBLOGÁREA PACIENTES

13/01/2017

Problemas respiratorios (mocos, bronquitis...) en que podemos ayudar a su hijo/a?

La incidencia de las enfermedades respiratorias en la edad pediátrica está relacionada, por una parte, con el aumento de nacimientos de bebés prematuros que, por inmadurez pulmonar son más susceptibles a tener problemas respiratorios, y por otra, el conjunto de factores ambientales tales como la exposición al tabaco o la contaminación que aumentan el riesgo a padecer problemas respiratorios en los más pequeños de la casa.

La consecuencia sobre los niños es un exceso de mucosidad durante un tiempo prolongado, tanto en las vías respiratorias superiores (nariz, senos nasales o faringe) como en las vías respiratorias inferiores (bronquios y pulmones); este cúmulo de moco favorece la colonización microbacteriana, la infección y la inflamación.

De qué hablamos cuando nos referimos a problemas respiratorios?

Desde los resfriados comunes hasta las infecciones respiratorias como las neumonías. Si hacemos un inventario sobre algunas de las patologías más comunes las podemos clasificar en:

  • Agudas y crónicas: tal como las bronquiolitis, las neumonías o las atelectasia. Las crónicas abarcan un abanico más amplio en los que se incluyen el asma, las broncodisplàsies o las alergias respiratorias.
  • Del tracto aerodigestivo: Engloban problemas en la deglución y son responsables de la aparición de broncoespasmos recidivados, consecuencia del hecho de tragarse un cuerpo extraño.
  • Asociadas al reflujo gastroesofágico: El reflujo produce una hipersecreción en las vías aéreas altas y puede causar rinorrea (secreción de líquido por las fosas nasales) recurrentes en bebés.
  • Asociadas con las infecciones ORL: Las infecciones de las vías respiratorias altas constituyen una parte importante de las causas de infecciones bronquiales por acumulación de secreciones.

¿Cuáles son los objetivos del tratamiento respiratorio?

  1. La prevención de la pérdida de elasticidad pulmonar debido a la infección.
  2. Prevención de deformidades torácicas.
  3. Mejorar la función respiratoria tan de vías superiores como inferiores.
  4. Eliminar el exceso de mucosidad de las vías respiratorias favoreciendo la resolución de los procesos respiratorios como las bronquitis, sinusitis o neumonías ...


Quién se puede beneficiar?

Tan adultos como pequeños con problemas respiratorios pueden recibir este tipo de tratamiento manual. Muy pequeños se puede trabajar con ellos para optimizar su función pulmonar ya partir de los 2-3 años, cuando el niño empieza a ser más colaborador, se añaden técnicas en las que ellos mismos son los protagonistas y por tanto se les hace partícipes de su propio tratamiento con un objetivo paralelo, tomar conciencia y aprender la importancia del buen funcionamiento pulmonar.

 

Nuria Salavert. Fisioterapeuta - Máster en Osteopatía especializada en Pediatría y problemas respiratorios.

Autor  Núria Salavert facebook twitter enviar a un amigo

Sin comentarios
DEJAR UN COMENTARIO

Diseño: Xoostudio® | Implementación: Somcodi

Copyright ® 2015 | Política cookies | Aviso legal